Me gustaría en estas líneas compartir lo que considero el factor fundamental para todo proceso de cambio y transformación.
Desde el coaching bien sabemos que el lenguaje es generador de realidad, es creador de nuevos mundos. Ma atrevo a afirmar también que, el exterior es un reflejo de nuestro mundo interno.
El poder que tiene la palabra es impresionante, tanto puede construir como destruir y lo más interesante es que pocos tienen consciencia de lo que esto significa.
Nuestros diálogos internos, nuestros pensamientos, y nuestra comunicación con otros, dice mucho de nuestra interpretación de la realidad, de nuestras creencias y de nuestra historia.
Saber descifrar esto, es el primer paso para conseguir una verdadera transformación, aquella que trasciende y se sostiene en el tiempo.
Un coach posee una escucha empática y activa que permite acompañar a otros en sus procesos de cambio y develar esta información.
Te propongo que prestes atención y te tomes un momento para reflexionar sobre las palabras que usas con frecuencia, sobre cuáles son los pensamientos que dominan tu día y fundamentalmente que creencias sostienen tu actuar cotidiano.
El tomar consciencia de ello te permite luego gestionar los cambios de hábitos y de creencias necesarios para generar una nueva realidad acorde con esa nueva comprensión.
Utiliza el poder que tiene la palabra de crear nuevos mundos y crea aquel donde quieras estar.

VOLVER AL LISTADO